Nuestros abogados de Fort Worth especializados en lesiones personales protegen a los niños lesionados

Un proverbio antiguo dice que los “niños actúan como niños”. Teniendo esto en cuenta, las lesiones son parte de la niñez y los accidentes ocurren. Muchos padres consideran que sus hijos deberían jugar afuera, explorar, hacer ejercicio y participar en deportes y actividades saludables.  Y, en consecuencia, pueden verificarse lesiones menores aun cuando hay adultos atentos y diligentes cerca. Sin embargo, existe una diferencia significativa entre ese tipo de lesiones y las sufridas debido a la negligencia de un adulto.

Una supervisión negligente puede conducir a muchos tipos distintos de accidentes y lesiones que involucran a niños de distintas edades—lesiones que pudieron haber sido prevenidas si el adulto hubiera actuado de manera responsable. La mayoría de los adultos a cargo del cuidado de niños no desean que su hijo se lastime, pero acciones negligentes y la falta de supervisión pueden conducir a que su hijo padezca dolor y sufrimiento.

Falta de supervisión de un niño en Texas puede ocasionar una tragedia insensata

Los adultos tienen la responsabilidad de mantener seguros a los niños bajo su cuidado. Hay muchas personas que, durante algún momento del día, pueden ser responsables de cuidar a su hijo, incluyendo las niñeras, empleados de la guardería, maestros, entrenadores y otros padres. En razón de que los niños están involucrados en muchos tipos de actividades extracurriculares y otras personas son a menudo responsables de su bienestar durante el día, hay una variedad de formas y razones por las que los niños pueden correr el riesgo de sufrir lesiones fruto de un accidente. A continuación, le presentamos una lista de accidentes que frecuentemente involucran lesiones a niños:

  • Accidentes o muertes por inmersión en una piscina. En el 2014, 73 niños murieron ahogados en Texas. En el 2015, el mismo número de niños perdió su vida. Muchas de estas muertes trágicas ocurrieron en piscinas ubicadas en el patio trasero, en la comunidad y en edificios de apartamentos.  Los niños siempre deben estar bajo supervisión cuidadosa y constante cuando se encuentran en el agua para evitar lesiones y muertes por inmersión.
  • Dejar niños encerrados en carros calientes. Este tipo de accidentes a menudo figura en las noticias—y con buena razón.  Los niños pierden su vida cuando son dejados solos en carros calientes, y estos accidentes son completamente prevenibles. Antes de cerrar las puertas y marcharse, el conductor del carro o el adulto responsable tiene la obligación de asegurarse que el vehículo no tiene ningún pasajero dentro.
  • Sobredosis accidental de drogas o alcohol. Las sobredosis de drogas pueden ocurrir de una de dos formas.  Un adulto a cargo de supervisar puede dar a un niño la dosis equivocada de un medicamento o el niño puede acceder a drogas o alcohol que no debieron haber estado a su alcance. Deben tomarse precauciones de seguridad razonables para mantener todas las drogas y alcohol, incluyendo los medicamentos recetados, fuera del alcance de un niño que podría encontrarlos, tener curiosidad y darse una sobredosis accidentalmente.
  • Lesiones relacionadas con armas de fuego. Los propietarios de armas de fuego tienen la responsabilidad de asegurar sus armas y prevenir que los niños tengan acceso a ellas. Cuando un niño encuentra un arma de fuego, ese niño puede dispararse o dispararle a otra persona accidentalmente.
  • Lesiones en la escuela. Las escuelas deberían constituir un lugar seguro para el aprendizaje, pero también podrían ser el lugar donde su hijo sufra una lesión. Las lesiones relacionadas con deportes, accidentes de autobús, lesiones en el jardín de juego, abuso sexual y otros daños pueden ocurrirle a su hijo cuando los maestros y el personal responsable de protegerlo no supervisan adecuadamente o actúan con la intención de dañar.
  • Lesiones en la guardería. Las caídas constituyen la causa más común y una de las causas de accidentes más graves en las guarderías. En niños con edades de 0 a 5 años, las mordidas, quemaduras y huesos rotos constituyen otras lesiones ocurridas en la guardería.
  • Accidentes automovilísticos. Una lesión resultante de un accidente automovilístico puede ocurrir si un conductor adulto es negligente—a saber, si está distraído, usa su celular o ingiere alcohol. Un conductor también puede ser negligente si no se asegura que el niño está amarrado apropiadamente en una silla infantil adecuada a la edad y tamaño del niño.
  • Mordidas de perros. En Texas, se verifican más mordidas de perro fatales que en cualquier otro estado, y los niños son a menudo las víctimas de estos ataques de perro. Frecuentemente, el propietario del perro es responsable del ataque; sin embargo, el adulto que supervisa a su hijo también podría ser responsable si no puso en práctica un cuidado razonable cuando su hijo se acercó al animal.

Lesiones que afectan la calidad de vida

Las lesiones que resultan de este tipo de accidentes pueden afectar la calidad de vida. Los niños pueden quedar discapacitados de manera permanente y pueden requerir meses, años o hasta una vida de cuidados. En adición, estos accidentes pueden tener un efecto emocional y económico significativo en toda la familia. Entre algunas de las lesiones específicas que surgen como consecuencia de estos accidentes se encuentran:

  • Lesiones en la cabeza o cerebro. Las lesiones cerebrales traumáticas pueden cambiar profundamente la vida de su hijo. Dependiendo de la parte del cerebro afectada y la gravedad de la lesión, un niño puede tener dificultades en las siguientes áreas: movimientos físicos, destrezas motoras finas, habla, funcionamiento cognitivo, comportamiento, humor, visión, audición y otros sentidos.
  • Quemaduras. Las quemaduras son dolorosas y requieren frecuentemente un cuidado médico exhaustivo.  Las infecciones son comunes después de quemaduras y pueden crear problemas médicos adicionales.
  • Lesiones de la médula espinal. Una lesión de la médula espinal frecuentemente ocasiona una parálisis que puede ser irreversible.
  • Huesos rotos. Las roturas complicadas pueden tomar un tiempo largo para curarse y crear problemas de por vida.

Luchemos juntos por el futuro de su hijo

Cuando se trata de sus hijos, ellos se merecen un abogado experimentado que luche por obtener una compensación total y justa. En virtud de que el plazo para presentar una demanda es limitado, es importante actuar ya. El abogado Tom Hall ha dedicado su carrera legal a ayudar a niños que han sufrido lesiones o abusos. Con más de 30 años de experiencia representando exitosamente a niños y familias de toda el área de Fort Worth, él está listo para asegurarse de que su hijo reciba la compensación y justicia que se merece después de haber sufrido una lesión.

Para obtener más información sobre sus derechos, los derechos de su hijo y la forma en que la Oficina de Abogados de Tom Hall puede ayudarle, llámenos hoy al 817-831-6100. Su primera consulta es completamente gratis.

 

Tom Hall
Connect with me
Board Certified by the Texas Board of Legal Specialization in Personal Injury Trial Law